El viernes pasado acudí a una llamada, me necesitaban para una importante misión y yo, toda dispuesta me lancé a la aventura.
Debíamos llegar con éxito de una plaza a otra del casco histórico de la ciudad, pasando por infinitud de calles llenas de gente que nos miraba con intriga, conseguir que nos acompañaran era imperioso.
Íbamos al acecho, con la concentración al máximo de nuestras posibilidades, tuvimos que abrirnos camino entre la multitud, dirigidos por nuestro capitán y precediendo a la batucada Trokobloco que continuamente me sobresaltaba con sus impresionantes sonidos tamboriles: iban tan guapos, tan limpios, tan sonrientes, tan igualicos… y tocaban ¡tan fuerte! que en algún momento vi peligrar la misión entre tanto sobresalto, que el corazón me daba unos brincos…
pero como somos un pelotón pelotonudo, pues llegamos tan ricamente y completamos la misión con un éxito inigualable, con mucha compañía muy animada y con ganas de disfrutar del espectáculo que iba a comenzar.

podéis ver más fotos aquí

 

 

 

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar