He sido testigo de nuevo de la maravillosa aventura del nacimiento. Esta vez no era yo la que paría, sino la acompañante. Una nueva experiencia que me ayuda a crecer y también a reafirmarme y a creer todavía más. Las mujeres estamos perfectamente diseñadas para parir, cuando confiamos en la Naturaleza, en la Vida y en la Madre Tierra y dejamos que todo fluya… simplemente… fluye… solo hay que dejar que el proceso siga su curso.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar