Si en tu infancia piensas que lo natural es lo bueno y vas creciendo y no entiendes el mundo que te ha tocado vivir… la cosa ya va encaminada.

Si en tu infancia te gusta hacer gracias, decir tonterías, jugar sin parar y divertirte… eres una payasa.

Si en tu infancia, cada vez que algo te parece injusto para ti u otras personas intervienes… eres una contestataria.

Si tienes que parir y lo haces sin intervenciones médicas innecesarias y en tu propia casa… eres una loca.

Si decides tomar partido por un modelo de cuidados y educación de tu “prole” hacia un mayor contacto y afecto… los vas a malcriar.

Si decides darle pecho a tu “prole” durante un año o más… eres una “vaca”.

Si decides tener más de dos hijos… eres una “coneja”.

Si decides adoptar teniendo ya hijos… te encanta complicarte la vida.

Si decides cuidar las enfermedades sin medicaciones innecesarias… te estás jugando la salud.

Si quieres que tus “peques” solo reciban las medicaciones imprescindibles y solo se les intervenga quirúrgicamente cuando no hay más remedio… pones en riesgo sus vidas.

Si te salen pelos por zonas del cuerpo en las que se ha decidido que no debe haberlos y no te los quieres quitar… eres una marrana.

Si decides ser vegetariana, sea por el motivo que sea…… te vas a poner enferma.

Si te agobia la ciudad y te vas a vivir al campo… estás desaprovechando un montón de ventajas.

Si decides cuidar lo que comes consumiendo productos ecológicos… eres una exagerada.

Si decides no comprar determinadas marcas por no compartir el modelo económico que las sustenta… te dicen que eso no sirve de nada.

Si decides comprar solo lo que realmente necesitas…

Si decides mirar las etiquetas de lo que compras, no solo para ver el precio…

Si decides reciclar todo lo reciclable…

Si te cuestionas todo lo que haces porque te implica e implica a otros…

Si colaboras con alguna ONG…

Todo lo que sea cuestionarse las cosas… o ir contracorriente… mmmm… está mal visto…

Con que cumplas alguno de estos requisitos ya eres un poco rarilla o rarillo… pero si cumples un número considerable de ellos y/o algunos más… entonces… eres un “bicho raro”…

¡¡¡Bienvenida o bienvenido al club!!!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar