A veces luz, a veces sombra.
Dos partes de un mismo todo.
Transitar por ambas,
por la luz que soy,
por la sombra que porto.
Sin ignorarla pero sin perderme en una.
Reconociéndome en la otra.
Transitando por mis sombras,
pero sin anclarme a ellas,
reconociéndolas y diciéndoles:
os veo, sé quiénes sois, pero no me pertenecéis,
me habéis ayudado a entender, a crecer,
pero ya no os necesito,
os dejo ir.
Buscando dentro de mí,
donde encuentro mi luz,
la luz que me habita,
la luz que me nutre,
la luz que ilumina mi camino.
Yo Soy.

(Anaís Isarre)

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar