Dicen que el que busca encuentra… quizás sea verdad…
También dicen que, precisamente, encuentras cuando dejas de buscar… quizás también sea verdad…
Dicen que cuando el discípulo está preparado aparece el maestro… quizás ésta sea otra verdad…
También puede suceder que el maestro siempre haya estado cerca… pero no reparamos en su presencia hasta que
estamos en disposición de recibir sus enseñanzas… quizás no era el momento todavía…
La vida es continuo cambio, un continuo ir y venir de experiencias, de aprendizajes… a veces conscientes, a veces
inconscientes, a veces buscados, a veces deseados, a veces inesperados…
En ocasiones nos toca ser “el discípulo”, en otras ocasiones “el maestro”… los roles cambian continuamente,
como la vida misma… somos aprendices y maestros aún sin saberlo… en el día a día…
Dar y recibir en perfecto equilibrio… ese es mi deseo… en ello estoy…
Namasté.
Para quienes no conocéis la expresión Namasté, se trata de una expresión de saludo y de despedida que puede traducirse
como “La chispa divina que hay en mí reconoce la chispa divina que hay en ti”.
Podéis ver una explicación en este enlace ¿Conoces el significado de la palabra namasté?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar