Y ahí estaba ella de nuevo, al borde de no se sabe qué y hacia no se sabe dónde…IMG_20161002_123109

avanzando, eso sí, como siempre…

Sigue adelante,

confía,

no te rindas,

todo está bien…

Tratando de agarrarse a esas palabras, a esas frases, a esas intenciones, a esas creencias…

Procurando mantenerse en pie sin romperse a pedazos… aunque quizás ya estaba rota y solo tenía que aceptarlo y comenzar a juntar pedacitos… con paciencia… con cariño… sin miedo a caer… bueno… realmente tenía menos miedo a caer que a que el resto del mundo supiese que había caído… esas cosas a veces pasan…

De pronto, un día cualquiera, descubrió que ni era perfecta ni llegaría nunca a serlo… tiene gracia pero fue un golpe duro porque realmente, en algún lugar dentro de sí, albergaba esa posibilidad de que aunque el resto de la gente no pudiera ser perfecta (claro, eso lo sabe cualquiera) ella sí, ella sí que podría serlo… con trabajo y dedicación lo lograría… pero no.

Se esforzó mucho, trabajó sin descanso, trató de llegar a todo, trató de abarcarlo todo, trató de controlarlo todo… y se agotó… finalmente los encontró… encontró sus límites… ¡ella también tenía límites!

Y murió… sí, murió en vida, de pronto ya nada tenía sentido, de pronto ya no llegaba a todo, de pronto dejó de reconocerse y la persona que veía en el espejo ya no era ella misma… ¡estaba viviendo fuera de sí!

Su sonrisa desapareció por completo, sus facciones se convirtieron en las de una persona triste y huraña… no le gustaba lo que veía en el espejo, ni lo que sentía por dentro…

Y ese día cualquiera, en ese mismo instante, supo que era el momento de partir de nuevo. Si quería seguir “viviendo” debía emprender el viaje de vuelta “al hogar”.

Y comenzó a caminar, con decisión, con entusiasmo… sabiendo que quizás el viaje fuera… ¿quién sabe cómo?… ella no… aunque tenía la certeza, eso sí, de que sería “apasionante” y de que seguro que merecería “la alegría” recorrerlo.

Y empezó a resonar de nuevo en su cabeza aquello de… sigue adelante, confía, no te rindas, todo está bien… ¡y esta vez lo creía de veras!

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar