Tú no eres yo…

ni yo soy tú.

Pero hay una parte de mí en ti…

y una parte de ti en mí.

Aunque ni siquiera te conozca…

aunque no me conozcas.

Porque todo es lo mismo…

siendo diferente.

Aquello que aprecio de ti está en mí…

y aquello que rechazo de ti también está en mí.

Escucha…

Lo que observas en mí te habla de ti…

y lo que yo observo en ti, me habla de mí.

Solo hace falta atreverse a “darse cuenta”.

Darse cuenta

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar