Nadie debería llevar la carga de ser Imprescindible para alguien.

Nadie debería obligar a otra persona a llevar la carga de ser Imprescindible.

Vivir asumiendo esto nos hace más libres y nos ayuda a llevar una vida más plena.

Compartir nuestra vida con otras personas es maravilloso, sabiendo que todos y todas somos necesarios, pero no Imprescindibles. Aunque parezca una contradicción, no lo es, pues somos necesarios mientras estamos, ya que aportamos todo lo que somos; pero no somos imprescindibles, porque cuando no estemos, todo lo demás se recolocará, se reajustará…

¡AFORTUNADAMENTE!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar