La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, pero pocas veces reparamos en ello. La piel nos delimita. A través del contacto percibimos dónde terminamos corporalmente y dónde empieza “lo que no soy yo”.

Cuando nos tocamos nos sentimos; siento mi cuerpo y siento el cuerpo de la otra persona. Ser tocados con respeto y con amor nos aporta una sensación placentera.

A veces no somos capaces de sentir así, cuando por algún motivo el contacto nos produce rechazo; quizás no hemos tenido suficientes experiencias de contacto gratificante, pero si ha sido así, siempre hay un momento para empezar a permitírnoslo, con pequeños contactos, observándonos y permitiéndonos sentir. Si poco a poco vamos teniendo este tipo de experiencias positivas acabaremos incorporándolas a nuestra vida y podremos disfrutar de ellas.

¿Cómo quieres que te toquen? Atrévete a pedir y respeta también los deseos de la otra persona.

TOQUÉMONOS.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar