Qué bonito mundo el de los payasos y payasas,
con tanta ingenuidad y torpeza, tan simples.
Con sus emociones a flor de piel…
viviendo con autenticidad, espontáneamente…
nos transmiten tantos sentimientos…
que disfrutar con su presencia es tan sencillo como respirar.

Si todo el mundo sacara y compartiera
su payaso o payasa interior
el mundo sería más humano,
quiero decir, más payaso, o sea,
mucho mejor de lo que es.

Gracias Pirueta por todo lo que me das.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar