Yo tenía un lápiz que no quería escribir.
Yo tenía una pintura que no quería pintar.
Yo tenía una goma que no quería borrar.
Yo tenía un cuaderno que no quería que le escribiesen,
ni que le pintasen, ni que le borrasen…
porque todo le hacía cosquillas.
Así que dejé a todos descansando un rato
y me fui a comer una rosquilla.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar